- El desempleo tecnológico - Adonay Bermúdez | Tabakalera - Donostia / San Sebastián
icono-entradas.png  Entradas e inscripciones

El desempleo tecnológico

Un proyecto de Komisario Berriak

Compártelo:

Itziar Barrio, Oier Gil Zapirain, Daniel G. Andújar, Varvara & Mar, María Cañas y Raquel Meyers.

Comisariado por Adonay Bermúdez.

 

Padecemos una nueva enfermedad cuyo nombre quizás aún no sea conocido por algunos lectores, pero de la que oirán mucho en los años venideros – esto es, el “desempleo tecnológico”. Lo que significa un desempleo debido a nuestro descubrimiento de medios para economizar el uso del trabajo que supera el ritmo al que podemos encontrar nuevos usos para el trabajo. Pero esto es sólo una fase temporal de inadaptación. Todo esto significa a la larga que la humanidad está resolviendo su problema económico. 1

 

 

En 1930, en plena Revolución Industrial, el británico John Maynard Keynes, uno de los economistas más influyentes del s. XX, publicó el ensayo Economic possibilities for our grandchildren con el que rechazaba ese supuesto estancamiento financiero de la sociedad de principios de siglo y vaticinaba con –demasiado- optimismo una etapa de progreso de manos, entre otras cosas, de la tecnología. Consideraba que un siglo más tarde -es decir, hoy en día- el estado de bienestar se habría multiplicado entre cuatro y ocho veces y que, por tanto, la situación económica de los países desarrollados estaría resuelta. Keynes, además, profetizaba jornadas laborales reducidas gracias a la tecnología que permitan al ciudadano abrazarse a los deleites del ocio o, lo que es lo mismo, a la improductividad. Si bien es cierto que el neoliberalismo ha fagocitado una supuesta emancipación económica y comercial que se traduce en un aumento del nivel de vida en más de ocho veces, la tecnología no ha facilitado la realidad de las personas, al contrario, las ha esclavizado y precarizado. 

Y de repente aparece un virus que altera el mundo que hasta entonces el ser humano conocía. Los ritmos, los tiempos y las estructuras laborales y personales adquieren otras dimensiones y la omnipresencia y dependencia de la tecnología queda reafirmada. Esa globalización extrema que caracteriza estas dos décadas del siglo XXI nuevamente abofetea a la ciudadanía y la empuja hacia un escenario de supervivencia y de rápida adaptación –social, económica, laboral- que ratifica la archifamosa tesis darwiniana.

El desempleo tecnológico ofrece todo un acervo de procesos de creación o de transformación donde lxs artistas, pese a ser lxs artífices de las piezas, se deslizan hacia una posición pasiva o, mejor dicho, hacia una postura aparentemente más estática de lo habitual. En todas ellas interviene la tecnología y la noción occidental de trabajo, que al fusionarse sacan a la palestra los conceptos de coautoría, colectividad, democratización del arte e, incluso, esa muerte del autor de la que hablaba Roland Barthes. Rescatar el desempleo tecnológico según Keynes supone, además, indagar sobre prácticas de dominación y control, sistemas de producción y, especialmente, sobre vulnerabilidad ciudadana. 

En periodos de crisis económica los escritos del británico suelen utilizarse como guías con las que intentar encontrar posibles soluciones. En una nueva crisis económica como la que vivimos hoy en día donde la tecnología y la digitalidad han sido cruciales para el mantenimiento de la vida social y laboral,¿se sigue viendo de la misma manera el desempleo tecnológico de Keynes?

-------------------------------------------------------------------------

1 Keynes, John Maynard: Economic possibilities for our grandchildren, 1930. Online.

 

 

 

Actividades