- Interpretaciones populares, urgencias impopulares. - Anke Dyes , Inka Meißner, Ana de Almeida, Nina Kerschbaumer, Constanze Ruhm | Tabakalera - Donostia / San Sebastián

Interpretaciones populares, urgencias impopulares.

Anke Dyes, Inka Meißner, Ana de Almeida, Nina Kerschbaumer y Constanze Ruhm

Image iconlili_reynaud_dewer._lady_to_fox_2018

Lili Reynaud_Dewer. Lady to Fox. 2018

 

La segunda jornada del seminario se desarrollará íntegramente en inglés. Es necesario inscribirse a través del formulario que aparece a la derecha. 

 

PONENTES

 

 

 

Anke Dyes: Cuando estar bien significa tener buen aspecto

En una época en la que las valoraciones y las puntuaciones adquieren cada vez mayor relevancia, un buen resultado es aquel que ofrece unos números atractivos, tal y como afirma Steffen Mau en su reciente publicación Das metrische Wir. Podríamos añadir que en las redes sociales, estar bien consiste en realidad en tener un buen aspecto, ya que la principal forma de interacción consiste en cuantificarse unos a otros mediante «Me gusta», corazones y valoraciones. Es más, esta interacción está dando lugar a personas, entidades, alias y avatares que de otra manera no existirían. Interesado en la performatividad como la práctica de modificar las fronteras entre aparentar y ser, entre representar y hacer realidad, hablaré de diferentes ejemplos de autoevaluación en y fuera de Internet, de confesiones y reconocimientos, y de cómo estos pueden entenderse como performativos en términos de identidad y verdad. 

 

 

 

Inka Meißner: Cady Noland, vandalista

El uso de imágenes mediáticas, especialmente las de contenido particularmente violento, goza de una larga historia en el arte pop estadounidense, así como entre sus sucesores. Me gustaría plantear la idea de considerar el momento en que Warhol y Noland pasaron el testigo de las representaciones más iconográficas de la obsesión estadounidense por la violencia como el momento en que se produjo un cambio que ha tenido repercusiones que van más allá de lo esperado y que podría haber destruido fácilmente la subjetividad de un artista. La violencia y su representación (mediática) pueden haber experimentado menos cambios a lo largo de las décadas que el único sistema que permite reflejarla estéticamente.

Mientras que Warhol utilizaba la inversión para reflejar los sutiles métodos del capitalismo para generar deseo –una estrategia presente en toda su obra–, su persona aún podía esconderse en la sombra del hiperplano. Noland, en cambio, se vio frente a frente con otra configuración espacial. Según sus análisis, la sociedad se encontraba marcada por métodos de manipulación que buscaban la completa disolución de la confianza básica en el estándar social de la empatía. Por ello, sus objetos e instalaciones no solo mostraban modelos a escala 1:1 de escenas de violencia tanto implícita como explícita, sino que resultaron ser autosimilares al daño mismo. 

La conferencia consistiría en un análisis de ejemplos clave de las obras de Warhol y Noland con la ayuda de modelos geométricos. Una serie adicional de fotos tomadas después de la cumbre del G20 de 2017 en Hamburgo, refleja la violencia y describe nuestra época actual. Los escaparates destrozados (reflejadas en los medios alemanes, dependiendo de su punto de vista político, como un gesto revolucionario o un simple acto de vandalismo) parecen entrar en un extraño bucle de retroalimentación visual: los agujeros en los escaparates de las tiendas y de los bancos de las calles principales y los parches de emergencia improvisados han dado lugar a imágenes visualmente atrayentes que recuerdan mucho a la obra de Noland. Las decoraciones de los escaparates tras las imágenes abstractas de cola acrílica y materiales añadidos en los sitios en los que el cristal no pudo ser reparado, los vidrieros anónimos y los técnicos de la empresas se pusieron a la altura de las figuras icónicas de Noland y permitieron que las imágenes accedieran a la circulación artística y también la abandonaran.

 

 

 

Ejercer imposibilidades: Un proyecto de Alicja Rogalska y Ana de Almeida

A la luz del reciente giro político hacia la derecha que se está produciendo en gran parte de Europa y, más concretamente, del alarmante cambio de rumbo político en Austria, nuestro proyecto artístico, junto con otros, asume el rol de actuar como una posible forma de activismo político dentro de la actual lucha de poder entre unas visiones irreconciliables del mundo y sus correspondientes proyectos políticos y sociales. Como consecuencia del desequilibrio estructural entre las diferentes fuerzas, las iniciativas populares que se plantean se limitan únicamente a posiciones reactivas. En la lucha por subsanar los recientes ataques contra sus organizaciones (recortes en el apoyo financiero y en otras formas de apoyo público, marginación política e incluso su ilegalización), por la supervivencia de sus actividades y por el mantenimiento de sus estructuras y voces dentro del discurso social contemporáneo, a menudo se quedan con la sensación de ir siempre un paso por atrás, de llegar siempre tarde. Atrapados en la innegable importancia de los esfuerzos llevados a cabo para desarticular lo que se está haciendo (desde declaraciones públicas que debilitan la posición de las minorías dentro de la sociedad hasta reformas legislativas que socavan el estado de bienestar), los momentos en los que es posible proyectar el futuro son tan significativos como escasos.

Junto con otras estrategias para mantenerse al día y ganar terreno en este ámbito, los ejercicios de imaginación política, el avance rápido en una línea temporal ficticia y el trabajo imaginarios alternativos pueden ser de gran utilidad para fortalecer las luchas en tiempo real.
Ejercer imposibilidades es una propuesta colaborativa de las artistas Ana de Almeida y Alicja Rogalska que pretende, además de formar nuevas alianzas y crear redes de solidaridad interseccionales, establecer un marco experimental, ficticio y alternativo para un grupo heterogéneo de artistas y activistas feministas y queer-feministas de Viena.

Ejercer imposibilidades es un juego de rol en vivo (LARP, por sus siglas en inglés) coescrito y específico para cada contexto, basado en la investigación sobre las relaciones políticas de poder a nivel local y su evolución reciente. Por un lado, el juego de rol en vivo se basa en una larga tradición de recurrir a la actuación y a la recreación para fomentar cambios sociales y políticos (como es el caso, por ejemplo, del Teatro de los Oprimidos de Augusto Boal), y por otro, como los simulacros o la realidad virtual, hace posible el establecimiento de un marco ficticio: uno que puede comenzar subvirtiendo de diferentes maneras las relaciones de poder actuales y las contingencias cotidianas, creando un entorno especulativo para experimentar con estrategias reales para trabajar contra la discriminación o, cuando se actúa solo con un conjunto de reglas de juego y notaciones, puede llevar a un alto nivel de abstracción, proporcionando un entorno de acción no discursivo.

En la intersección entre el juego de rol en vivo, el arte y el activismo político, el juego posiblemente se convierta en una herramienta para desarrollar estrategias y tácticas de resistencia colaborativas.

 

Nina Kerschbaumer: ¡Soy Catwoman porque puedo!

Imitando, reinterpretando y actuando. Junto a estos y otros términos que describen el acto lúdico y performativo de la reinterpretación, este artículo analiza desde una perspectiva artística el fenómeno Cosplay (del inglés costume play), un fenómeno fan originario de Japón que ya disfruta de una gran número de seguidores y seguidoras en Europa y los Estados Unidos. Con mi abrigo de interdisciplinariedad, veo el Cosplay como una forma de resistencia y una herramienta de empoderamiento de lo que llamamos gente común. La autenticidad con sus  implicaciones controvertidas y la repetición – o, mejor dicho, la  copia–, no son en este caso tan paradójicos como parece a primera vista. Además, buscaré respuestas a las razones por las que las redes sociales como público, y de ahí la imagen (Abbildung, en alemán), son más eficaces que la actuación en sí a la hora romper las narraciones comunes mediante la repetición, mientras deambulo por los bosques de representaciones con mi abrigo de fantasía y mis zapatos deleuzianos. ¡Por favor, no me digas quién soy!

 

19:30 Proyección. Cine sala 2 My_Never_Ending_Burial_Plot Constanze Ruhm 2010, A / D, 69 min.

Sexto episodio del proyecto X Characters, que gira en torno al intento de actualizar las identidades de personajes femeninos icónicos. Los capítulos (A Memory of the Players, 2001; Coming Attraction, 2002; X Characters / RE (ella) AL, 2003; X NaNa / Subrutine, 2004; X Love Scenes, 2007 y Cold Rehearsal, 2013, en colaboración con Christine Lang) están pensados como proyectos interdisciplinares e investigan distintas formas de identidades femeninas en el contexto de las prácticas artísticas contemporáneas, mientras que al mismo tiempo se centran en la historia de las formas cinematográficas y teatrales en relación con el papel de los New Media en la actualidad.

Una nueva versión de Hari de la película Solaris de Andrej Tarkovsky se encuentra con otros dos personajes inmortales de la historia del cine: Nana de Godard (Vivre sa vie) y Giuliana (Il deserto rosso) de Antonioni, que después de un cambio de sexo se ha convertido en Julian. Perdidos en un claro de bosque, los tres personajes intentan llegar a un acuerdo con su (s) pasado (s) como ficciones: "encontrar su final", "enterrar la historia", suicidarse, golpearse mutuamente hasta matarse. La trama se organiza en torno a un entierro que nunca se cierra y, por lo tanto, se convierte en un bucle interminable de entierro. Los tres personajes son capturados una y otra vez en un presente que se repite en variaciones.

¡Suscríbete!
y recibirás todas las noticias y novedades de Tabakalera en tu email.

Invitados

Anke Dyes

Artista y escritora 

Ana de Almeida

 Artista e investigadora

Nina Kerschbaumer

 Cineasta

Constanze Ruhm

Artista, cineasta, autora, comisaria de exposiciones