Focos (FC) - ¿Por qué duele el amor? Con música en directo de Mursego - | Tabakalera - Donostia / San Sebastián
icono-entradas.png  Entradas e inscripciones

¿Por qué duele el amor? Con música en directo de Mursego

"Carmen de Carabanchel" de Cecilia Bartolomé

 

Presentación de la investigadora y comisaria de la sesión Sonia García López.

Aquella primavera, Ángela Asensio y de Merlo, 1958, 7’ (sin sonido)

El telegrama, Elena Lumbreras, 1961, 7’ (sin sonido)

Novios en el parque, Kathlyn Waldo, 1960, 5’(sin sonido)

Carmen de Carabanchel, Cecilia Bartolomé, 1965, 16’

Encuentro, Kathlyn Waldo, 1964, 17’

La otra soledad, Josefina Molina, 1966, 16’  

 

 

¿Por qué duele el amor? Mujeres en la Escuela Oficial de Cinematografía

Entre 1947 y 1969 más de diez mujeres pasaron por la especialidad de Dirección de la Escuela Oficial de Cinematografía (EOC), que en su origen se denominó Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas (IIEC). Solo dos de ellas, Josefina Molina y Cecilia Bartolomé, se graduaron como directoras de cine y ambas lo hicieron en 1969, después de más de dos décadas de andadura del centro. Tanto Molina como Bartolomé son consideradas hoy en día como pioneras del cine de la transición a la democracia en España y ocupan un lugar destacado (si bien todavía no suficientemente reivindicado) en la historia reciente del cine producido en el estado español. El resto de alumnas de la especialidad de Dirección (a excepción de Helena Lumbreras) han quedado en el anonimato en un contexto en el que la historia oficial del cine se construye a partir de criterios industriales y artísticos, pero raramente a partir de criterios culturales. Sin embargo, su contribución a la cultura de las imágenes en movimiento en un momento en el que las mujeres lo tenían muy difícil para acceder al oficio de dirección cinematográfica es fundamental para entender una parte de la historia no contada de nuestro cine y para ofrecer referentes que permitan articular una conexión con las luchas del presente.

A pesar de contar con la complicidad de algunos profesores del centro, como Carlos Saura, Luis García Berlanga o José Luis Borau, a lo largo de aquellos años, las alumnas de Dirección de la EOC hubieron de demostrar sus capacidades en un entorno profundamente machista y nacionalista. A Manuela González-Haba le preguntaron, en el examen de ingreso, cómo pensaba, siendo una mujer, dirigir grandes equipos formados fundamentalmente por hombres; Ángela Asensio dijo haber sentido en carne propia “la discriminación [por razones de sexo] practicada por los profesores del IIEC”; a Kathryn Waldo, una norteamericana que agotó todas las posibilidades de renovar matrícula en la especialidad de Dirección, se le sugirió que cursara la especialidad de Producción porque nunca se permitiría que la primera graduada en aquella especialidad no fuera española. Sin embargo, a través de las prácticas y ejercicios cinematográficos realizados en la Escuela, estas mujeres demostraron su pasión por el cine, su conocimiento de las técnicas y los saberes vinculados al campo de la cinematografía y su pasión por el oficio de dirección. Los trabajos que realizaron en la EOC y que hoy se conservan en Filmoteca Española constituyen, además, documentos que permiten vislumbrar el modo en que ellas entendían que se podía hacer cine y su manera de pensar el mundo y las relaciones humanas, ya fuera en términos de clase social, desde un punto de vista generacional o en lo relativo a las relaciones entre los sexos.

Esta sesión, titulada ¿Por qué duele el amor? toma su título del libro homónimo de Eva Illouz (2012) e invita a considerar las diversas formas en las que estas alumnas utilizaron el cine para plasmar sus anhelos, sus inquietudes o su malestar con respecto al orden socio-sexual imperante. Propongo aquí un recorrido temático que dialoga con la escritura feminista y que pretende arrojar luz sobre el modo en que las alumnas de Dirección de la EOC expusieron su malestar y su rebelión ante la praxis amorosa de la época.

 

La autonomía y el reconocimiento: Aquella primavera y El telegrama

“A diferencia de lo que ocurre en la dialéctica hegeliana del amo y el esclavo, en la que el primero solo puede ser debidamente reconocido por un esclavo autónomo, los hombres necesitan el reconocimiento femenino en un grado menor al que las mujeres necesitan el reconocimiento masculino. Y esto es así porque tanto hombres como mujeres necesitan el reconocimiento masculino”.

Eva Illouz, Por qué duele el amor

Estos dos cortometrajes, de Ángela Asensio y Elena Lumbreras*, presentan a sendos personajes femeninos cuyo deseo de agradar al hombre del que se enamoran las lleva a cambiar su vestimenta y a alejarse de su propia naturaleza adoptando roles que les son ajenos. La adolescente de Aquella primavera (Ángela Asensio, 1958) se enamora candorosamente de un conocido de su padre, mucho mayor que ella y, para ganar su favor, adopta un aspecto y unos gestos que parecen emular el arquetipo de la mujer fatal; la protagonista de El telegrama (Elena Lumbreras, 1961), una mujer bohemia que desafía a las convenciones viviendo sola sin estar casada, se transforma en una fémina sofisticada y solícita al servicio de su amante. Ninguna de ellas verá satisfecho su anhelo.

 

Las lecturas románticas: Encuentro y La otra soledad

“Entonces recordó a las heroínas de los libros que había leído (…). Ella venía a ser como una parte verdadera de aquellas imaginaciones y realizaba el largo sueño de su juventud, contemplándose en ese tipo de enamorada que tanto había deseado. […] Ahora triunfaba, y el amor, tanto tiempo contenido, brotaba todo entero a gozosos borbotones”.

Gustave Flaubert, Madame Bovary

Dos jóvenes mujeres, sin experiencia en las relaciones amorosas, protagonizan Encuentro (Kathryn Waldo, 1964) y La otra soledad (Josefina Molina, 1966). Ambas son ávidas lectoras de folletines y sospechamos que es en su imaginación desbordante, alimentada por la literatura popular amorosa, donde se fragua el más ardiente deseo hacia los protagonistas masculinos, jóvenes también, aunque curtidos en la vida y en el amor, y por completo alejados de ese imaginario novelesco. La protagonista de La otra soledad es también aficionada al cine de Hollywood, esa factoría de sueños desde la que el amor ideal recibe su bendición profana. “¿Sabes una cosa?” –le dirá su mejor amiga al verse incapaz de consolarla en su llanto– “A mí me da la impresión de que, esto de ser mujer… es una lata”.

 

Las trampas del matrimonio: Novios en el parque y Carmen de Carabanchel

“Una de las grandes alegrías del matrimonio es la ausencia del marido. Esto no se puede saber si no se ha pasado por ello”.

“­––El matrimonio te va como a un santo Cristo un par de pistolas. ¿Por qué lo has hecho?

––No lo recuerdo muy bien (…). Pienso que se trata de un shock eléctrico. Esta mañana me he despertado vestida de luto riguroso; demasiado tarde, la misa estaba pagada”.

Christiane Rochefort, Les stances à Sophie

Los cortometrajes Novios en el parque (Kathryn Waldo, 1960) y Carmen de Carabanchel (Cecilia Bartolomé, 1965) introducen una nota irónica, si no abiertamente sarcástica, con respecto a la temática de los otros trabajos que integran la sesión. En estas prácticas de Kathryn Waldo y Cecilia Bartolomé, los ideales románticos que alimentan la idealización del matrimonio y el amor reproductivo en la sociedad burguesa se desmoronan tras pasar por el altar… especialmente cuando la pareja crea su progenie. Sin duda esbozaremos más de una sonrisa, amarga, eso sí, al ver el modo en que aquí se representan las trampas del matrimonio, en el que las protagonistas se verán atrapadas entre maridos ausentes (en un sentido real o metafórico) e hijos demandantes.

 

Sonia García López, comisaria de la sesión

 

* Empleamos aquí la grafía original del nombre de Helena Lumbreras, quien añadió la H con posterioridad a su paso por la EOC.

 

** Es un proyecto que surge de una colaboración con Filmoteca Española y la Mostra de Films de Dones de Barcelona. La musicalización de Mursego fue un encargo de Filmoteca española.

 

¡Suscríbete!
y recibirás todas las noticias y novedades de Tabakalera en tu email.